Lun. May 23rd, 2022

Espacio de Reflexión

Por el Dr. Jaime Chalita Zarur 

Nuestro México necesita ciudadanos de primera. Por supuesto que sí. Entonces aprendamos y practiquemos civismo, historia, filosofía, entre mucho y,  aumentemos la participación ciudadana, la que nace desde la familia, desde el vecindario, desde el  municipio y, siempre, desde la convicción del alma propia.

Los debates y las consultas a la población han encontrado su punto más álgido en la administración Federal que está por entrar el primero de diciembre. 

Aún cuando el número de participantes, como el efectuado en torno al del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, fue insignificante en su número de participantes, representando sólo menos del uno por cientos del padrón electoral y, así se dice que el Pueblo eligió algo que ya estaba decidido pero, de cualquier manera, insiste en declararlo de esta manera el President Electo, lo manifiesta como la elección del pueblo, explicando una y otra vez las bondades de su proyecto aeroportuario. 

Toca el turno a una mujer que marca su propia agenda, en búsqueda de un México de cambio, lo cual de inicio reconozco y admiro, Olga Sánchez Cordero, ha presentado su iniciativa de ley para despenalizar o, regular el uso lúdico y curativo de la cannabis, mejor conocida como mariguana. De esta manera, despertando otra vez un debate nacional en torno a la posibilidad de regular esta droga. ello genera ya, un debate más y muy seguramente, una consulta a la población. 

Casi todas las líneas de acción del nuevo gobierno federal, están ya decididas pero, mucha de ellas, en forma fingida, serán puestas a consulta creando un falso debate como el de la despenalización del aborto o, regulación del mismo. Las medidas populistas  seguirán creciendo.

Por supuesto que, cuando se ventila lo que se debería hacer en tal o, cual asunto público y, se pone a disposición de la opinión pública, como lo hicieron, corremos el peligro de perdemos en un mar de participaciones y declaraciones para establecer un camino común, a menos que exista una conciencia social, en búsqueda de lo que nos sirve a todos y no, esquiroles sociales, defendiendo intereses de particulares. 

Los falsos debates lo son, pues en referencia a las sustancias  consideradas como drogas y que, están a la venta en el mercado oculto o, negro, van creado la dependencia de personas que son demandantes de las sustancias y se comercializan, existiendo compradores aun cuando está prohibido por la ley, pero de todas maneras se comercializan. Esto es una realidad, con o sin ley, ahí está. Quien quiere las consume y, quien no, las rechaza. 

La solución, creo yo, ni siquiera requiere tanta ciencia. Aceptar, des regular o, despenalizar, estas sustancias, para facilitar la reducción de la violencia, no es ni siquiera por mucho, lo necesario para pacificar a nuestro País. La riqueza mal habida que se obtiene de ahí, es enorme y, muchos están dispuestos a matar, como lo han hecho, para mantenerla. 

Las verdades absolutas en una sociedad plural e incluyente, no existen, los dogmas nos esclavizan, pero, si verdaderamente queremos cambiar y retomar nuestro País, rescatándolo de tanta violencia y despersonalización social, necesitamos construir desde los cimientos sociales inmersos en las familias, retomando en la práctica, lo que predicamos y de lo que, de hecho nos quejamos mucho, porque solo están en los discursos políticos o, no, refiriéndome a los valores y principios sociales, cívicos y personales, entonces México sería otro.

Todo aquello de lo que, quisiéramos fuese en nuestro entorno, lo podríamos obtener, no con facilidad, porque es necesario firmeza, fortaleza, constancia, congruencia, reconocimiento, reconciliación, resiliencia y, mucho más entre tanto que hemos dejado de hacer en la construcción social progresista y ordenada en un marco legal del que, nos hemos apartado.

Hacer nuestra parte, marca el camino personal, el que se quiera pero que esté dentro, primero de la ley, luego en los principios tantas veces declarados. Para ello no son necesarias ataduras de falsos debates y si educación dentro de una cultura de la verdad y cumplimiento de las normas que nos regulan.

@jaimechalita

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: