Mar. Oct 4th, 2022

El Dr. Zermeño podría ser rector de la UASLP

A casi seis meses del relevo en la Rectoría de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), el doctor Alejandro Javier Zermeño Guerra, director de la Facultad de Medicina, hace pública su aspiración para ocupar el cargo.
Con cautela institucional, afirma que en enero o febrero buscará una charla sobre el tema con el actual rector, Manuel Fermín Villar Rubio.

El académico señala que la postura inicial es buscar una candidatura de unidad para la rectoría; «no necesariamente la mía», aclara. Pero añade que, de no llegar a acuerdos, registraría una candidatura alterna para disputar el rectorado del periodo 2020-2024.

Zermeño Guerra admite que ya hay una fuerza al interior de la Universidad que lo apoya; aclara que lo que buscan es continuar con una educación superior de excelencia en la Máxima Casa de Estudios potosina.

En la entrevista concedida a este medio se abordaron diversos temas relacionados con la Máxima Casa de Estudios Potosina. Aquí una primera entrega de la charla de Exprés con el director de la Facultad de Medicina de la UASLP.

Se viene la sucesión en Rectoría, ¿aspira usted?«Me decía mi papá que si querías hacer reír a Dios le contaras tus planes. Cuando terminé la facultad de Medicina quería ser algo más y tuve la fortuna de tener maestros extraordinarios en Oftalmología. Estando ahí me fui a hacer retina, gracias a ellos; luego regresé a trabajar y la vida me puso en la dirección de la Facultad. Me enorgullece mucho, he tratado de hacer las cosas lo mejor que mi capacidad me ha permitido.

Para el futuro de la Rectoría faltan más o menos seis meses para la definición y tendría que platicar con el señor rector, ver qué aspiraciones tiene él, qué deseos tiene él del trabajo futuro en la Universidad. Si en alguno de esos concuerdo y puedo participar según la idea del señor rector lo pensaré y lo decidiré, dadas las condiciones que en el momento se presenten.

De ese momento estamos muy lejos aunque parece que no, pero nuestra obligación como universitarios ahora es ayudar al señor rector a que termine su periodo con mucha solidez y firmeza; para eso cada quien tenemos que trabajar en nuestro ámbito.

Llegado el momento platicaré con él y veré las posibilidades, si veo que puedo aportar algo a la Universidad lo haré y si no me retiraré con la satisfacción de una misión cumplida, según mi criterio.

Seguramente habrá quien diga que no estuvieron bien hechas las cosas, pero esto ya lo decía José Alfredo Jiménez: «No soy monedita de oro para caerle bien a todos».

¿Pero sí le gustaría?«Sí, definitivamente, creo que como cualquier universitario que tiene aspiraciones para hacer algo por la institución estaría con ese deseo, si las circunstancias lo permiten».

¿Dependería entonces del rector?«No. Será de lo que platique con él, de sus planes, de cómo piensa él terminar su rectoría, qué futuro le ve a las distintas opciones universitarias…. y decidirá yo si presento o no mi candidatura en un futuro».

¿Le han manifestado ya algunos directores, consejeros su apoyo?«Definitivamente muchas personas me lo han dicho, la definición es que tienes que presentar una candidatura, cumplir los requisitos y estatutos, los cuales cumplimos muchas personas, tener cierta antigüedad, ser mexicano de nacimiento, y luego presentar ante la comunidad un Plan de Trabajo.

Al final lo decide el Consejo Directivo Universitario, por supuesto. Sería tonto no pensar que así suceda, pero la opinión del señor rector es muy importante para guiar esa decisión. Platicaría con el rector llegado el momento, y vería la forma de si es conveniente para la Universidad presentar mi candidatura, lo haré».

¿Qué perfil de rector necesita la UASLP?Es una pregunta muy difícil. Con los cambios que se están presentando creo que se necesita mucha gestoría a nivel federal, de recursos, de relaciones con las universidades, con la SEP; eso lo está haciendo muy bien el rector Manuel Fermín.

Creo que se necesita también una coadyuvancia en la rectoría, con una persona que esté en la Secretaría General muy sólida para el manejo de la política interna de la Universidad. Creo que una sola persona no puede controlar una Universidad tan grande ya.

Creció como un pequeño monstruo, somos más de 30 mil estudiantes, más de 4 mil maestros, está en siete lugares del estado, es una institución grande y se necesita tener colaboración en la rectoría no solamente de una persona, creo que la función del rector a futuro va a ser de mucha gestoría y un buen control interno de la política universitaria.

¿Cuándo el doctor Zermeño va a decir que ya es tiempo de definir si va a postularse?Creo que será enero, febrero, porque esto se viene en abril, entonces si el señor rector y yo podemos platicar en esos tiempos lo haremos y veremos si las posibilidades de presentar mi candidatura es viable, factible y lo mejor para la Universidad.

No estoy casado con ninguna idea, sólo Dios sabe qué nos depara el destino para mañana, primero ver si llegamos, la salud es fundamental.

Tendríamos todo el inicio del año para hacer un buen proyecto de trabajo conjunto, donde busquemos principalmente el beneficio de la Universidad, el crecimiento ordenado y tratando de conservar la calidad del estudiante, creo que eso es fundamental».

¿Usted encabeza una oposición al grupo Hábitat, que parece impulsará al secretario general? ¿Aceptaría una imposición?«Eso es lo que tendría que platicar con el señor rector, en el momento adecuado. Se debe buscar el beneficio de la institución, no me considero para nada un grupo opositor al rector, es mi amigo de toda la vida, nos conocemos muy bien, su familia y la mía somos amigos, sus hijos y mis hijos, nuestras esposas son amigas y me considero más amigo que colaborador o empleado de Manuel.

Considero que es un hombre inteligente, platicaríamos y veríamos la forma, y no nada más conmigo seguramente habrá más corrientes de gente que pudieran intervenir para dar una opinión correcta y saber que conviene a la institución. Yo, si las circunstancias lo permiten y la situación, considero yo haciendo pláticas con algún grupo de personas universitarias, la posibilidad de participar lo haré».

¿Aunque cuando no sea el candidato del rector?«Quisiera que no fuera esa circunstancia, quisiera que llegáramos en un plan de buscar la mejor candidatura, que como se lo comento no necesariamente es la mía, podría ser una persona que veamos entre todos que sea el mejor perfil para rector; yo estaría de acuerdo. Si las circunstancias no permitieran llegar a un acuerdo en esa persona es factible que yo presentara mi candidatura».

¿Buscar primero la candidatura de unidad?«Así es. La candidatura de unidad, más no necesariamente la mía que quede claro».

¿Pero si no está en el proyecto de todos modos se postularía?«Es muy factible que sí».

Del Exprés

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: