Lun. Ago 8th, 2022

789 iniciativas rezagadas por la desfachatez y cinismo de anteriores diputados

Por María Elena Yrízar Arias

Hablar de frente y decir la verdad de los hechos que se han dado al interior de la Cámara de Diputados del Congreso de San Luis Potosí, es desde luego, un acto de valentía, y más viniendo de un diputado del PRI, como lo es el profesor Martín Juárez Córdova, ex presidente del Comité Directivo Estatal de su partido y compañero del mismo partido del gobernador Juan Manuel Carreras López.

Lo anterior tiene relación con la nota periodística que ayer leímos en el periódico El Heraldo de San Luis, de la redacción del mismo, que señala que el presidente de la Directiva del Congreso del Estado, diputado Martín Juárez Córdova, dio a conocer que la efectividad del Congreso del Estado es de apenas 32.89 por ciento con más de mil iniciativas pendientes de dictaminar de la últimas tres legislaturas. Expuso que en la actual legislatura, hasta el pasado 31 de octubre, se han presentado 845 iniciativas de las cuales 278 han sido atendidas y tienen pendientes 567, con lo que se logra una efectividad de apenas 32.89 por ciento.

Especificó que además tienen un rezago pendiente de la LX Legislatura de 216; mientras que de la LXI Legislatura tienen 573 que da un total de 789 iniciativas pendientes de dictaminar de las dos anteriores legislaturas, lo que da un total de 1 mil 356 iniciativas destacadas en las diferentes comisiones. Juárez Córdova manifestó que buscará un acercamiento con los presidentes de las diferentes comisiones con el fin de generar estrategias para que se atienda este rezago legislativo que existe en el Congreso del Estado. Confió en que muchas de estas iniciativas se puedan caducar haciendo una revisión del seguimiento que se les haya dado y puntualizó que las iniciativas ciudadanas no se pueden caducar y deberán ser atendidas.

8 de septiembre del 2016. Manuel Barrera Guillén, de la anterior legislatura, la LXI, cuando asumió su responsabilidad como presidente del Congreso del Estado, reiteró “el compromiso de realizar un trabajo institucional y coordinado por parte de los legisladores que integran las diferentes fuerzas políticas del Congreso del Estado, a fin de brindar continuidad a las acciones y adecuaciones a la legislación estatal que permitan atender puntualmente las necesidades de los potosinos”. Léase: https://lajornadasanluis.com.mx/politica-y-sociedad/barrera-guillen-nuevo-presidente-del-congreso/ pero con el tiempo sus palabras e intenciones se volvieron huecas, pues nomás fueron discurso y en los hechos la legislatura anterior dejó pendientes 573 iniciativas sin atender.

Hay que recordar que la legislatura potosina es la más cara del país. Además cada diputado tiene sus asesores, por lo cual, no se justifica que no hagan su trabajo. No hay pretexto para justificarse, ya que tienen todo a la mano para trabajar.

Por lamentable que parezca, en el mundo de la política es muy común la desfachatez, que es la falta de vergüenza, pudor, decoro o decencia, la cual se puede apreciar a través de la conducta de algunos diputados de la anterior legislatura involucrados en un escándalo de corrupción https://lajornadasanluis.com.mx/opinion/algunos-legisladores-potosinos-indiciados-como-delincuentes/

6 de octubre de 2016. En el canal 52 –Uno noticias–se vio la difusión de un video escandaloso de la actuación del diputado potosino del PRD Sergio Desfassiux y su encuentro con los policías en la capital potosina. Lo que significó una verdadera vergüenza de su conducta. Después José Luis Calzada, diputado del PRI, no se quiso quedar atrás y protagonizó escándalos mayores, que fueron ampliamente difundidos.

El 17 de junio de 2017 se hizo público el tráfico de influencias a través de un video que involucró a diputados integrantes de la LXI Legislatura, acontecimiento que se denominó como el de “la ecuación corrupta”, los potosinos lo conocimos de viva voz del diputado panista Enrique Flores, quien, en conversación con el presidente municipal de Ébano, Crispín Ordaz, reveló con lujo de detalles la forma y términos de cómo hacer para lograr limpiar de irregularidades una cuenta pública municipal. Fue un escándalo mayúsculo que dejó constancia de lo podrida que está la función pública en San Luis Potosí. En la grabación, Flores señala cómo él, Óscar Bautista Villegas, Guadalupe Torres Sánchez y Manuel Barrera Guillén, coludidos con funcionarios de la Auditoría Superior del Estado (ASE), exigen a varios alcaldes entre 10 y 20 por ciento de los montos observados por el organismo auditor para dejar limpio el registro de las deudas de los alcaldes.

El legislador cuenta en la grabación que su colega Torres Sánchez, presidente de la Comisión de Vigilancia, y Barrera Guillén, estén “haciendo bisnes” en la Auditoría. En una parte le dice que se encontró con Abraham Reinhardt, coordinador general de Auditorías Especiales de la ASE y que también “esa lana es para ellos”. Fuente: Publicado por Newsweek México de fecha 27 de junio de 2017.

Lo anterior sólo son botones de muestra sobre lo que sucedía en esa legislatura. Así que no es de extrañarse que algunos diputados no hayan cumplido con su trabajo, ya que se distraían en otros asuntos de corrupción y tráfico de influencias. Por lamentable que parezca, en el mundo de la política es muy común la desfachatez, que es la falta de vergüenza, pudor, decoro o decencia, además la actitud de cinismo, la cual se puede apreciar a través de la conducta de algunos diputados de la anterior legislatura involucrados en un escándalo de corrupción.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: