Lun. Ago 8th, 2022

¿𝗤𝗨𝗜É𝗡 𝗖𝗢𝗠𝗣𝗥𝗔 𝗨𝗡𝗔 𝗖𝗔𝗠𝗣𝗔Ñ𝗔?

Es muy probable que Ricardo Gallardo Cardona decline su aspiración a candidatearse para la gubernatura en 2021.
Ahora su estrategia se inclina a ofrecer apoyo político -y económico- a alguno de los eventuales contendientes, naturalmente a cambio de retribuciones, si se ganara la “carrera”.
En cuanto al capital monetario es probable que lo conserve. Hay que reconocer que jinetear dinero es una de las capacidades que distinguen al “Pollo”. No obstante, quien quiera ver ese efectivo dentro de su campaña tendrá que asumir el escrutinio público, la vigilancia de los organizadores electorales y la fiscalización de las instituciones hacendarias del país.
Pero ¿qué incauto comprará la idea de que los Gallardo aún conservan peso entre los votantes?
Los Gallardo están ante la posibilidad real de perder el bastión de Soledad en las próximas elecciones -el de la capital sólo lo mantuvieron del 15 al 18-.
En Soledad de Graciano Sánchez los habitantes están a un paso de quitarse el yugo de los caciques productores avícolas; parece que no se trataba de arraigo y aprecio hacia el papá y el hijo -sino de miedo-, pero el año entrante podrán replantear su preferencia en las urnas luego de sobrevivir los últimos años en una ciudad incendiada entre disputas criminales a cambio de garrafones de agua y kilos de tortilla.
Ricardo Gallardo Cardona llegó en 2018 a San Lázaro gracias a la franquicia del PRD de la que se había hecho en la entidad potosina junto a su papá -Ricardo Gallardo Juárez-. Luego de desmoronarse el partido del sol azteca con la embestida de MORENA, Gallardo hijo optó por adquirir la concesión del Partido Verde y hubo quienes lo siguieron a guardar cobijo en esas siglas, sobre todo aquellos cercanos que en la historia reciente obtuvieron poder y dinero al amparo de la función pública.
Aún con su nuevo partido en la bolsa, por algunos meses el “pollo” Gallardo intentó empatizar con los ciudadanos jactándose de ser diputado sin “casa política”, pero pocos o ninguno le compró su perfil de “independiente”.
Prácticamente todo el 2019 lo destinó a “medirse” en la zona sur del estado, pero los resultados del acercamiento con la sociedad huasteca fueron desastrosos. Fracasó su conquista de simpatías, la evidencia clara se observó en el evento del teatro del Centro Cultural de la Huasteca Potosina –el día que la senadora Leonor Noyola rindió su primer informe de actividades legislativas-
El recinto no se llenó ni a la mitad de su capacidad y quienes estuvieron presentes eran mayormente funcionarios y alcaldes de ayuntamientos ganados en 2018 por el PRD en coalición con otros partidos.
En semanas recientes –ahora en el municipio de Cedral- el “Pollo” retomó la usanza de entregar dinero en efectivo, de dos a cinco mil pesos por persona, como si los billetes fueran imán de gracia.
Este fin de semana al “Pollo” se dejó ver en la zona media del estado, montado a caballo -junto al alcalde de Matehuala-.
En la memoria colectiva aún está presente cuando Ricardo Gallardo Cardona fue detenido por la PGR en enero de 2015, en su contra pesaban acusaciones de operar con recursos de procedencia ilícita y de delincuencia organizada. Luego de permanecer casi un año en prisión Gallardo Cardona logró recuperar la libertad gracias al amparo que obtuvo de un juez federal. ¿QUIÉN LE COMPRA UNA CAMPAÑA?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: